Santiago de Querétaro, Qro.-En la Sede del Poder Legislativo, la diputada por el Partido Movimiento de Regeneración Nacional, Herlinda Vázquez Munguía convocó a una Mesa de Análisis con el tema “Desapariciones: Un asunto de Estado”, en la que estuvieron como participantes el Padre Alejandro Solalinde, defensor de los derechos humanos de los migrantes y director del albergue “Hermanos en el camino”; la diputada federal de Morena, Araceli Damián González, integrante de la Comisión Especial del caso Ayotzinapa; y Agustín Escobar Ledesma, escritor y periodista, autor de la investigación “La memoria de nuestros nombres migrantes, queretanos desaparecidos”.

La diputada Herlinda Vázquez Munguía dijo que este fenómeno cada vez es más grave en el país,  ya que en este tema ha imperado la impunidad, sin embargo, ante el clima hostil que priva a lo largo del país, y ante la indignación y solidaridad de miles de mexicanos que se han organizado para buscar a los ausentes se debe continuar exigiendo justicia y visibilizar cada vez más esta situación.

La legisladora gradeció la presencia de los ponentes, en el marco del segundo aniversario de la desaparición de los estudiantes de la Escuela Rural Normal Isidro Burgos de Ayotzinapa, para conocer y analizar la situación actual que se vive en a consecuencia de las miles de desapariciones en sus diferentes modalidades. Dijo que el estado tiene una cuenta pendiente para que en este país los desaparecidos, aparezcan; expresó que es una herida que no deja de sangrar en el corazón de la patria y que los desparecidos que claman su búsqueda en la palabra de los familiares que con la pena a cuestas no paran su andar, el único recuerdo de sus ausentes, por lo que desde esta tribuna se conminó a los Poderes del Estado a escuchar las voces que piden justicia y esclarecimiento de los hechos, pidió no dejar en el olvido a los desaparecidos.

El escritor y periodista Agustín Escobar Ledesma, dijo que este tema a todos les duele, presentó el trabajo realizado a lo largo de tres años, investigación periodística, después de recorrer todo el estado, en donde se tienen 685 casos de migrantes desaparecidos, de los cuales 48 son mujeres, 100 son menores de edad y existen 94 denuncias por desaparición, 75 de las cuales son desapariciones forzadas. Manifestó que esta investigación inició a partir del hecho que el 17 de marzo de 2010 desapareció un autobús en la sierra gorda de Querétaro y una posterior desaparición el 5 de abril de 2010, con 48 personas, todos los desaparecidos están ubicados en la extrema pobreza Consideró que a partir de que Felipe Calderón le declarara la guerra al narcotráfico se acentuó el peligro para todos los migrantes, porque a partir de ahí estos se convierten en mercancía para los cárteles quienes han tomado esa ruta migratoria y los migrantes saben que tienen que pagar a parte de los “polleros” a los Zetas para que los dejen pasar por Tamaulipas.

Expresó que las autoridades judiciales investigaron por el eslabón más fácil, detuvieron a los “polleros” quienes eran de las mismas comunidades, pero no han investigado más, solamente sus familias son los que lo han estado haciendo, en algunos casos, ni ellos porque no se cuenta con el recurso. Las desapariciones siguen y aunque en Querétaro hay un Comité de Desaparecidos, desgraciadamente no se pueden reunir para la búsqueda de migrantes, ya que si no desaparecieron en los dominios territoriales de Querétaro ya no pueden ser buscados. Consideró importante integrar un padrón de migrantes desaparecidos en cada uno de los municipios en todas las entidades, propone impulsar la creación de una Asociación Civil que aglutine a los familiares de los migrantes queretanos desaparecidos y organizar la primera caravana de madres queretanas en busca de sus hijos.

Por su parte, la diputada federal de Morena,  Araceli Damián, miembro de la Comisión Especial para dar seguimiento a las investigaciones del Grupo Interdisciplinario de Expertos sobre los hechos ocurridos en Ayotzinapa, consideró que estos foros se deben replicar en todo el país ya que estamos en una crisis en materia de los derechos humanos; dijo que la cifra oficial de personas desaparecidas asciende en más de 28 mil, los que significa que desaparecen en promedio de 42 personas al mes. Expresó que si México vive en paz, cómo es que ocurrieron los hechos de Ayotzinapa, Tlataya, Tanhuato y Nochixtlán, en donde se cometieron ejecuciones y otras violaciones graves a los derechos humanos por parte de elementos del estado y no ha habido justicia, ni verdad; se tiene el doble de homicidio que antes de que iniciara la guerra contra el narcotráfico. Dijo que el 26 de septiembre se cumplieron dos años de una de las mayores violaciones a los derechos humanos que se han vivido en el país, la desaparición forzada de 43 jóvenes estudiantes, en Iguala Guerrero en la que participaron autoridades confabuladas con grupos criminales, además de un estudiante que quedó en estado vegetativo y 6 estudiantes más salvajemente torturados, se contabilizan más de 100 personas que sufrieron agresión a sus derechos humanos.

 

Lamentablemente, ninguna fuerza del orden, incluyendo al ejército defendió a las víctimas, dijo que hoy se vive una crisis humanitaria en materia de violación a los derechos humanos, esto es parte de los daños colaterales de la violencia institucional en la que se han roto los principios básicos de moralidad y ética. Dijo que esta violencia ejercida por el gobierno incluye mantener en condición de pobreza a la mayoría de la población mediante bajos salarios, inestabilidad laboral, desigualdad, concentración de la riqueza, lo que ha hecho a México en un laboratorio de las reformas estructurales más dañinas.

Lo sucedido en Iguala causó una enorme indignación entre sectores sociales que se encontraban sumisos y, desde entonces, han reaccionado exigiendo justicia. Parte de los trabajos que se han realizado es la integración de la Comisión Especial para el caso Ayotzinapa ya que develaron muchas de las contradicciones que había en las declaraciones de los funcionarios  y a la llamada “Verdad histórica”; así como que el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong se dio cuenta del ataque en el momento mismo en el que se estaba llevando a cabo y no ordenó que  se detuviera; además de que hay evidencia de 130 detenidos, pero hay una sola sentencia, lo único cierto es que no hay voluntad política de este gobierno.

El Padre Alejandro Solalinde, compartió que el grupo colectivo que encabeza, de cerca de 50 personas y tomando en cuenta a 500 defensores de derechos humanos en el país, es un colectivo grande y se han contabilizado más de 10 mil secuestros   de migrantes, pero saben que son muchos más ya que el Movimiento Migrante Mesoamericano contabilizó más de 70 mil.

Dijo que vivimos con un gobierno simulador, corrupto, sínico, mentiroso que oculta la verdad, porque no quisieran que sepamos lo que ya sabemos; pero también dijo que el régimen anterior fue desastroso, pues 10 mil migrantes eran secuestrados cada 6 meses, según la CNDH, se tenían 9 mil 758 casos de secuestro, por lo que no entiende cómo es posible que no les importe tanta desaparición que se están viendo por todos lados.

Expresó que los pueblos, los pobres, los jóvenes están desapareciendo y quien le asegura a quien que no será el próximo; así mismo dijo que van 14 sacerdotes asesinados, 2 desaparecidos y varios que están en la mira, pues no hay consideración ni respeto para nadie, porque se está viviendo un momento realmente grave. Dijo que le preocupa que el gobierno mienta y maquille la verdad para no dar a conocer la realidad.

Recordó que las fuerzas armadas y la marina eran ejemplares y un orgullo para el país, pero han sido corrompidas al policializarlos y meterlos a la guerra contra el crimen organizado, ahora mucho son el brazo armado de los cárteles. Por lo que ahora que se va a hacer cuando la policía es parte del crimen organizado. Considera que se debe ser más radicales y profundos pues la partidocracia también se ha corrompido.

Dijo que en todos los estados de la República Mexicana hay Comités de Personas Desaparecidas, ya están haciendo un frente común, sin embargo las desapariciones no son el único delito que hay en México, están las extorsiones.

Considera que la ciudanía tiene una palabra muy importante y así como se siente la perdida de alguna persona y la violación a los derechos humanos, por lo que propone realizar una Contraloría Social Ética para monitorear las acciones de las políticas públicas, y lo que esté mal, ponerlo en conocimiento de la federación y hacer acciones conjuntas. Dijo que no deben ser comparsas de un estado simulador, que no muestra la verdad, y no deben dejar pasar las desapariciones, ya que los considera crímenes de estado.

Finalmente, el Padre Solalinde dijo que le gustaría que los obispos  pasaran de funcionarios del Vaticano a ser verdaderos pastores de su pueblo, considero que la Iglesia ha perdido dos características dejo de ser gente del desierto y dejó de ser gente del camino y dejarán su estatus de privilegio.

 

 

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.