Seis de cada 10 pacientes con acné son hombres

El rostro, el pecho y la espalda, son las zonas más afectadas

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomienda a jóvenes entres los 12 y 25 años de edad no manipular las lesiones del acné, ya que la piel podría sufrir un daño permanente al dejar una cicatriz, por tal motivo es de suma importancia acudir con un especialista, en este caso un dermatólogo, para recibir el tratamiento adecuado.

El acné es un problema de la piel ocasionado por la obstrucción de las glándulas sebáceas, que inflaman los poros foliculares propiciando la formación de granos o espinillas, “esto se debe a que disminuye la producción de ácido linoleico en la piel, el cual tiene la función de destapar el poro”, señaló el doctor Tomás Israel Rosales de la Rosa, dermatólogo adscrito al Hospital General Regional (HGR) No. 1 del IMSS en Querétaro.

El rostro, el pecho y la espalda, son las zonas más afectadas por este problema, situación que llega a afectar el autoestima de quienes la padecen, sin embargo, es importante mencionar que el acné es pasajero y suele ser característico de la adolescencia debido a los cambios hormonales por los que atraviesan los jóvenes durante esa etapa.

Cabe señalar que seis de cada 10 pacientes con acné son varones, los cuales tienen una ligera tendencia a desarrollar este padecimiento; sin embargo, la aparición de espinillas en algunas mujeres suele presentarse de manera intermitente en cada ciclo menstrual

“Existen diferentes grados de acné, hay pacientes que tienen obstructivo, que son los comedones, mejor conocidos como puntos negros; está el inflamatorio que se caracteriza por la aparición de abscesos y la inflamación suele ser más severa”, agregó el especialista, quien además comentó que el único resultado de pellizcar las lesiones será ocasionar un proceso inflamatorio más grave que aumentará las probabilidades de dejar una cicatriz.

Las principales recomendaciones para tratar este problema, son: acudir con un dermatólogo para el diagnóstico y tratamiento, tener un estricto apego al tratamiento para una mayor efectividad, hábitos de higiene y una buena alimentación.

“Hay pacientes que sienten temor de consumir cierto tipo de alimentos porque creen que contribuyen a la aparición de barros, como el chocolate por ejemplo, pero en realidad es una cuestión del aporte calórico de la comida la que va a tener un efecto negativo en la piel propiciando el brote de espinillas, de modo que, si el paciente percibe que hay alimentos que le generan más acné, es mejor evitarlos”, comentó el doctor Tomás Rosales.

Finalmente, el especialista hizo un llamado a la población a evitar los productos comerciales que prometen acabar con el problema, “en lo personal son productos que no recomiendo, es más sencillo y económico acudir al dermatólogo, quien le va a proporcionar un tratamiento y especificaciones médicas que tendrán un efecto positivo en la piel”, puntualizó.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.