El alzheimer es una enfermedad progresiva y degenerativa del cerebro que provoca deterioro de la memoria, del pensamiento y de la conducta.

El resultado general de la enfermedad es un notorio decaimiento en las actividades personales y el desempeño en el trabajo.

La Secretaría de Salud del estado de Querétaro conmemora el Día Mundial del Alzheimer y da a conocer las principales características de la enfermedad, a fin de crear conciencia entre la población y cambiar actitudes e ideas erróneas que permita ayudar a los pacientes a elevar su calidad de vida.

El Alzheimer es la más común de las demencias; es una enfermedad progresiva y degenerativa del cerebro que provoca deterioro de la memoria, del pensamiento y de la conducta.

Los síntomas característicos de la enfermedad son: pérdida de memoria y de las habilidades de lenguaje (dificultad para encontrar los nombres de las palabras); alteraciones del pensamiento abstracto, juicio pobre, desorientación en lugar, tiempo y persona; cambios en el estado de ánimo, en la conducta y personalidad.

Las personas con el padecimiento sufren de olvido, pero no es un olvido común, ya que el paciente frecuentemente se pierde en lugares conocidos, olvida nombres de familiares y de personas conocidas, tiene problemas para contar dinero, se le olvida cómo vestirse, cómo leer y escribir, pierde la capacidad y habilidad para utilizar herramientas de la vida diaria como llaves, puertas, radios, etc.

La enfermedad de Alzheimer no hace distinción de clase socioeconómica, raza ni grupo étnico, afecta por igual a hombres y mujeres, aunque más frecuentemente a personas de edad avanzada.

En la actualidad no existe una sola prueba que confirme la enfermedad. Cuando se observan los síntomas se debe obtener una evaluación física, psiquiátrica y neurológica completa realizada por un médico con experiencia en el diagnóstico de trastornos demenciales; no obstante, la única forma de confirmar al cien por ciento el diagnóstico, es estudiando el tejido cerebral con técnicas inmuno-histoquímicas.

No existe tratamiento o cura para detener o invertir el deterioro mental de la enfermedad. Varios de los medicamentos que se utilizan para aliviar los síntomas se encuentran en etapa de prueba clínica. Existen otras medicinas disponibles que ayudan a controlar las alteraciones conductuales.

Las personas diagnosticadas con Alzheimer pueden sobrevivir desde 2 hasta 20 años a partir del inicio de los primeros síntomas (pérdida de memoria). Disminuye la esperanza de vida, pero proporcionando un cuidado apropiado y atención médica adecuada los pacientes pueden sobrevivir por muchos años, tanto en casa como en instituciones.

En los Centros de Salud a través del Programa Estatal de envejecimiento de realizan detecciones periódicas a los adultos mayores con la finalidad de identificar alteraciones de la memoria.

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.