LA HISTORIA DESMIENTE A RICARDO ANAYA

POR HÉCTOR PARRA RODRÍGUEZ

Cuando Ricardo Anaya, dirigente del PAN, comenta que ellos sí saben gobernar, me trajo a la memoria lo que escribió Gustavo Castro soto, en junio de 2009. Dijo: “En el contexto de la crisis global del capitalismo, más aguda que la de 1929, México inició la propia desde el 2007 cuando ya el Banco Mundial (BM) calculaba que el 40% de los mexicanos vivían en la pobreza. A finales del 2008, el gobierno mexicano inició los trámites para recibir los préstamos del FMI, el BM y el BID, obteniendo así los mayores créditos de las Instituciones Financieras Internacionales (IFI’s), más que ningún otro país del mundo. Así, la deuda mexicana creció un 38% en los últimos ocho años. Y es que la recesión era inevitable y la acabó de agudizar el gobierno mexicano con el tratamiento mediático de la influenza”.

Seguramente sufre de amnesia Ricardo Anaya, al olvidar lo mal que gobernaron cuando estuvieron en el poder por dos sexenios. Este autor también escribió que: “En el contexto de la crisis global del capitalismo, más aguda más aguda que la de 1929, México inició la propia desde el 2007 cuando ya el Banco Mundial (BM) calculaba que el 40% de los mexicanos vivían en pobreza. (1) En ese año, Axel van Trotsenburg, director del BM para México, durante la entrega del informe “México 2006-2012 Creando las bases paa el crecimiento equitativo”, confirmó que no se había registrado “ningún progreso en México en los últimos 15 años”. (2) Desde entonces se advertía que la deuda de los Pidiregas (3) generada para crear la infraestructura energética en el país costaría 138 mil millones de pesos hasta el año 2012, equivalente al 16.9% del PIB anual, la misma cantidad destinada al presupuesto del Poder Judicial y de las pensiones del gobierno. (4)”.

Este autor también escribía lo siguiente: “Hoy, entre el endeudamiento histórico de México con la banca multilateral, la inflación, la fuga de capitales, la debacle del turismo y de la Inversión Extranjera Directa (IXD), el desempleo y la influenza, el país se va hundiendo en la miseria. Los indicadores desde el 2007 fueron preparando el terreno para el endeudamiento. En el 2009 México ha recibido del BM el préstamo más grande que ha dado en el mundo y el más grande que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha entregado en la región. Axel van Trotsemburg declaró que son “de los más altos en la historia de las relaciones con México, comparables con lo que hemos otorgado a finales de los años 80 y principios de los 90 y después de la crisis del tequila”. Incluso, a la crisis mexicana del 94-95, el titular del Fondo Monetario Internacional (FMI) en ese entonces la llamó la primera crisis de la globalización”.

Para recordarle con meridiana precisión al dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortes, quien ahora de todo se queja y asegura que ellos sí saben gobernar, el mismo autor Gustavo Castro, escribió en la fecha antes citada lo siguiente: “El Secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría Treviño, quien fuera secretario de Hacienda en México durante el sexenio de Ernesto Zedillo (1994-2000), afirmó que el país lleva ya 18 años de recesión, tiempo en que los ahorros de los ciudadanos han perdido el 50% de su valor. Además aceptó que “en 2009 hemos perdido lo que habíamos ganado en muchos años, así que esto no es un ciclo, esto es un desastre. Ésta no es una evolución, esto es una demolición. Y sí, lo calculamos mal. Culpables de cargo, absolutamente. Y n o lo digo sólo por la OCDE, sino también por los reguladores, los supervisores y la iniciativa privada, que tuvimos una falla masiva…No fuimos ni medianamente competentes en esta materia”. Gurría calcula que a finales de 2010 habrá 50 millones de desempleados más en el mundo. (5)”

Y así, entre lo escrito por el citado autor, uno más de sus párrafos dijo: “Por fin, el gobierno federal en voz del Secretario de Hacienda Agustín Carstens, aceptó que México ha entrado en recesión. (6)  La recesión se decreta en teoría luego de dos trimestres consecutivos de contracción económica, aunque ésta la han escondido en México desde más tiempo. Sin embargo, veamos tan solo los dos últimos trimestres”.

Seguramente los siguientes porcentajes de la recesión que vivimos entonces le refrescarán la memoria al desmemoriado dirigente nacional del PAN. Escribió el autor en comento que: “En el último del 2008 la contracción fue del 1.6% y en el primer trimestre de 2009 de 7% del Producto Interno Bruto (PIB) según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), y de 8.2% según el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI). La peor caída de los últimos 14 años. (7) En este trimestre los ingresos petroleros cayeron 17.6% menos que en mismo periodo de 2008, y 11.6% los ingresos tributarios federales. Para finales del presente año se espera una contracción promedio entre 4.1 y 4.8%. Por otro lado, en el mes de abril pasado la inflación llegó a un 6.17% principalmente por la subida de precios de frutas y verduras. (8) Y la producción industrial cayó un 9.9%”.

No siempre lo que se dice es cierto, mucho menos en tratándose de un hombre que anda en campaña como Ricardo Anaya, a quien gusta tergiversar las cosas con el firme propósito de posicionarse como el mejor candidato de su partido a la Presidencia de la República. Los hechos desmientes sus aseveraciones, las cuales hace consistir en que ellos son mejores para gobernar (él), lo cual resulta eminentemente una falacia. La historia lo desmiente. Los números no mienten y se registraron como antecedente que golpea y destruye los mitos que inventa Ricardo Anaya Cortés.

 

 

 

 

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.