AMLO Y MORENA MONTADOS EN LA CNTE

POR HÉCTOR PARRA RODRÍGUEZ

Julio  2016.- En los últimos días Andrés Manuel López Obrador y su partido –Morena-, sin inhibiciones se montaron en las demandas de la CNTE, aprovechando que sus estrategias son parecidas en la búsqueda de sus objetivos: la violencia. Disfrazada de demandas sociales.

Estos grupos buscan es el poder, sea por medio de la vía democrática en las urnas o por medio de la violencia. Se dicen de la izquierda pero viven del dinero del gobierno. Claro que para ellos es dinero del pueblo, luego entonces tienen derecho a disfrutar esos recursos económicos, sea por medio de prerrogativas que obtienen por conducto de los partidos políticos, salarios que les da el gobierno o por el usufructo de presupuestos públicos como lo hace Ricardo Monreal, quien desvía recursos para sus causas, el virtual candidato al gobierno de la CDMX.

En la Capital de la República se han desdoblado militantes de Morena, unos haciéndose pasar como docentes de la CNTE, otros como apoyo a la causa de los profesores y los comités se movilizan en sus manifestaciones, asfixiar a los capitalinos; sin lugar a dudas, con doble propósito; uno, menguar la fuerza del gobierno perredista de Miguel Mancera y el otro, al gobierno de Peña Nieto, como supuesta causa social de los maestros vejados por el gobierno federal, los rijosos de la disidencia.

Así suma –supuestamente- voluntades Amlo, en su incansable pretensión de llegar una vez más a la candidatura presidencial, aferra más sus aspiraciones y continúa con su campaña que ya borda sobre los 15 años continuos en la búsqueda de la “lámpara maravillosa” que brinde la luz que no logra encontrar desde que dejó el gobierno del DF, en donde administró miles de millones de pesos a su libre antojo, coptando desde entonces muchas voluntades con obsequios del presupuesto público; voluntades que le son leales.

Resulta inverosímil hasta dónde puede llegar la ambición de una persona al brindar el “apoyo político” a un movimiento violento que ha generado no solo pérdidas multimillonarias a cientos de particulares, ha postrada a la población de Oaxaca con sus cierres carreteros y ha ofrendado muertos a la causa debido a la agresividad del movimiento, cuyos líderes ahora culpan al gobierno federal de ser el causante de la muerte de 8 personas; pero, pasan por alto las docenas de policías heridos y otros fallecidos que han ocasionado los violentos, esos daños colaterales no los observan aquellos que a quienes ahora apoya abiertamente Amlo. Este señor forjó su historial con esta clase de conductas.

Hace unos días dije que sería necesario agotar las pláticas con la disidencia magisterial, entrarle al estudio de todas y cada una de las pretensiones, aun aquellas de imposible cumplimiento, que el Secretario de la SEP se sentara con los rijosos y no así el de Gobernación a quien rebasaron alegremente haciéndole perder el tiempo, ese que dijo: se agotó el tiempo, y no hizo nada; vamos no pudo resolver el problema político, tampoco el social, mucho menos el penal. Lo dejaron en ridículo.

El Secretario de Educación debe sentarse a dialogar, que no es lo mismo que negociar los términos de la ley, eso no depende de él, está en manos de los legisladores federales. Pero sí puede aligerar la aplicación de las normas, así como le hacen en materia penal que permiten toda clase de delitos y no hay responsables; total, es lo mismo. Ello seguramente destensaría los ánimos.

Al final los más violentados en sus derechos han sido los miles y miles de educandos que se han quedado sin el derecho constitucional a la enseñanza; así como los miles de ciudadanos y ciudadanas que han visto mermado sus patrimonios con los actos delincuenciales ¿Vale la pena encapricharse dejando en medio de la problemática a terceros? Por supuesto que no.

Entretanto, Amlo y sus huestes están felices pensando que con semejantes “movimientos sociales” –son los mismos: disfrazados- las figuras que para él son oposición política, se resquebrajan y debilitan para las contiendas del 2017 y 2018, haciéndole presumir que él se fortalece acorde con las “paleras encuestas” que han dado muestras de no servir en política.

Y, como dijera el Secretario de Gobernación: se acabó el tiempo. Sí, pero nadie cede en su necedad. Mientras el estudiantado se ha quedado sin clases y la población sufre en medio del fuego cruzado. En tanto el irresponsable de Amlo y su comparsa de Morena cabalgan tranquilamente en el lomo del conflicto sociopolítico.

Total, ni fuerza pública ni mano amiga resuelven el problema. Necesario cambiar de actores políticos, quienes con mano amiga, pero con firmeza atiendan de fondo esta situación que no es nueva. Debieron saber cuál sería el escenario. Dados los pingues resultados hasta ahora obtenidos, todo hace suponer que jamás se lo imaginaron y no saben cómo resolverlo.

 

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.