AMENAZAS Y DIATRIBAS ENTRE PILLOS

POR HÉCTOR PARRA RODRÍGUEZ

Ahora con el triunfo de la alianza del PAN y PRD, llevando al frente a un resentido ex priista: Miguel Ángel Yunes Linares, la “guerra” de amenazas no ha cesado entre este y el gobernador Cesar Javier Duarte de Ochoa.

Quien ganó dice que con las cuentas públicas de la Entidad Superior de Fiscalización, es suficiente para llevar a la cárcel a Javier Duarte de Ochoa, actual gobernador de Veracruz. En tanto que Duarte difundió por medio de las redes sociales un mensaje dirigido al candidato electo, aunque no dijo el nombre, todos saben que fue dirigido a Yunes, calificándolo de “peleador callejero”.

Lo cierto que en Veracruz, a pesar de haber concluido –falta calificación y entrega de constancia de mayoría- el proceso electivo, las campañas de desprestigio siguen vigentes, lo que hace más inestable la situación en ese estado, quien ha sido tomado por la delincuencia organizado y de todo acusan el gobernador en turno.

De ambos “protagonistas” se saben muchas pillerías, pero las autoridades no han querido probar ningún delito a los rijosos. De Yunes se sabe, desde que era priista, se encumbró en el poder haciéndose rico; después fortaleció su poder y riqueza por medio de la alianza hecha con la maestra –otrora poderosísima- Elba Ester Gordillo, siendo entonces diputados federales.

Las diferencias entre estos y la cúpula priista hizo que, literalmente, arrancaran sus raíces, conformando un nuevo partido político: Nueva Alianza. Después vino el amasiato con el gobierno de Felipe Calderón, tiempo en el que Yunes fue director del ISSSTE, institución a la que saqueó para apoyar campañas; en el gobierno de Calderón nada le hicieron, los expedientes de la Entidad Superior de la Fiscalización los guardaron; y en lo que va del sexenio de Peña, “no revivieron el muerto”. La maestra Gordillo recibió varios cargos importantes en el gabinete de Calderón, alcanzado para su parentela y hoy está en la cárcel esperando sentencia.

En los últimos tiempos, Yunes fue operador financiero en varias campañas, fue grabado haciendo acuerdos para la entrega de millones de pesos y nada le hicieron, solo quedó en eso, en evidencias que no fueron utilizadas en contra de quien se sabe ha exprimido el presupuesto federal. De todas ha salido bien librado. Sin embargo los antecedentes existen de la corrupción del hoy triunfador en las elecciones de Veracruz.

De Cesar Duarte se dice mucho, que está involucrado con el crimen organizado y ha saqueado las finanzas de su estado; que ha creado empresas fantasmas para robar el presupuesto público. En síntesis, que es un delincuente. Ahora con los resultados de las cuentas públicas de la Entidad Superior de Fiscalización, en donde se consignan diversas anomalías y faltantes de dinero, Yunes aprovecha para exhibir a Duarte como un corrupto, que con base en los resultados de la Cuenta presentaría una denuncia penal.

Otro montaje político de los políticos en pugna. Las cuentas públicas no hacen prueba plena para nada, en ellas se requiere a las autoridades que son observadas, aquellas a las que se les dice que andan mal, que aclaren las observaciones, que corrijan o se procederá en su contra. Está pues en proceso el trámite de las cuentas públicas y Yunes no tiene prueba alguna en contra de Duarte, a pesar de que pueda ser un pillo, se basa en las cuentas públicas de la Entidad Superior de la Fiscalización.

Total, el par de pillos se escupe mutuamente y se salpican. El espectáculo mediático está a todo lo que da, hasta ahora solo son “rounds” de sombra, nadie ha dado un solo golpe.

 

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.