Reducir grasas, azúcares y evitar bebidas alcohólicas, ayudará a mantener un buen estado de salud.

Se sugiere cocinar platillos típicos de la temporada con proteína libre de grasa y consumir más vegetales.

La Secretaría de Salud del estado de Querétaro informa que durante la celebración de las fiestas patrias es común que las personas incrementen el consumo de alimentos ricos en grasas, azúcares y sal, así como la ingesta de alcohol, excesos que pueden desencadenar enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y síndrome metabólico, por lo que se recomienda tener mesura.

Los especialistas en Nutrición, señalan que comer este tipo de alimentos aumenta los índices de colesterol, triglicéridos y el azúcar en la sangre, lo que daña la salud.

Las personas que ya tienen una patología crónica deben tener especial cuidado en su alimentación durante estas festividades, ya que el exceso de comida, bebidas azucaradas y alcohol, ocasiona una descompensación que pondría en riesgo su vida.

Se recomienda al cocinar reducir la cantidad de grasa en los alimentos típicos como pozole, tostadas, pambazos y tacos, entre otros.

Por ejemplo, en el caso del pozole es conveniente prepararlo con carne maciza de cerdo o pechuga de pollo, proteína que no contiene grasa, tratar de servir una menor porción de maíz y agregar más vegetales como lechuga y rábano.

Las tostadas y pambazos deben prepararse con crema reducida en grasa, la longaniza de cerdo se puede sustituir por pollo y se sugiere hacer una tinga de champiñones o zetas.

Lo más importante durante estas celebraciones es no excederse. Por ello, es importante hacer las tres comidas al día porque muchas veces las personas no desayunan o comen por disfrutar los platillos que se sirven en la noche mexicana.

El ayuno puede provocar consecuencias negativas a todos los niveles, ya que se come con mayor rapidez y se consumen más alimentos, lo que puede ocasionar aumento de peso y problemas intestinales.

Una de las medidas para reducir los índices de enfermedades crónicas, es que los padres de familia inculquen en sus hijos buenos hábitos alimenticios como incluir en las comidas todos los grupos de verduras, frutas, leguminosas, cereales y proteínas.

Un buen hábito desde la infancia es el desayuno. Este alimento es el más importante del día y es el que le proporcionará mayor concentración y energía a las niñas y niños para llevar a cabo las actividades escolares.

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.