UTOPÍA POLÍTICA

UTOPÍA POLÍTICA

- in Querétaro
27
utopia-2x04-portada

Por El Vigilante Urbano

LA PRADERA, MAL ENSAYO DE SEUDO LIDERES -Desde el inicio de la inconformidad de los usuarios, en contra del servicio del agua potable en el fraccionamiento de La Pradera, nació contaminado por la serie de intereses políticos, ignorancia sobre el servicio y oportunistas. Los habitantes de esta zona, durante diez años, no pagaron el servicio del agua potable, hasta ahí, todo mundo estaba contento, todo era normal, no se visualizaba ningún acto ilegal, nada era corrupto, nadie era víctima.

La Empresa privada AQUAA, a quien la pasada administración municipal de Mario Calzada, quien, en sesión de cabildo, en el mes de agosto de 2018, otorgo la concesión para el servicio de agua potable a los habitantes de La Pradera. Hace meses llego a la conclusión, de que era ya el momento de invitar a los habitantes del mencionado fraccionamiento, de hacer un contrato para formalizar el servicio del agua. Ante tal iniciativa, fue como jalarle los bigotes al tigre dormido, y este, al sentirse molestado, se vino la airada protesta, reclamo que nunca se dio por tener el servicio del agua de manera gratuita.

La empresa AQUAA, opero muy mal su campaña para la contratación del servicio, su visión fue miope, nunca visualizo que, por ser una empresa privada, encontraría rechazo por la gente, que considera que la CEA, debiera ser quien les otorgue el servicio. AQUAA, simplemente mando la invitación a que se debe firmar un contrato y punto. Lógicamente que, ante tal inquietud, llegaron los oportunistas, unos del partido de Morena, PT, y otros, con intereses personales, buscando sacar raja de la situación. Tipos con una gran habilidad verbal, quienes rápidamente  empezaron a operar en contra de la empresa AQUAA, empresa, que lejos de responder, utilizaron la inercia del avestruz, esconder la cabeza, y apostarle a que todo se resuelva sólo.

Hubo reporteros que tocaron las puertas de AQUAA, buscando la opinión de esta situación, pero nunca hubo respuesta, cabe preguntar, ¿a qué le tenían miedo? La descalificaciones y acusaciones en cada reunión de los usuarios, eran ya una constante, todo era corrupción, todo era complicidad de autoridades, y así el victimismo fue posesionándose de La Pradera. Llego un momento que los habitantes, todo lo miraban sospechoso, los moros con tranchete, eran vistos en cada esquina. Y sí había conocimiento de vecinos que, si habían firmado contrato para el servicio del vital líquido, se les tachaba de traidores.

La ignorancia era una constante en muchos de los habitantes, pero eso no justifica la falta de sentido común, para entender que nada es gratis. La queja de que el agua se las tandeaban, nunca la entendieron, el hecho de racionar el agua, es una constante en muchas colonias de esta capital, no es nada nuevo. La situación se empezó a contaminar por tanto seudo líder trabajando para su perverso objetivo, tan fue así, que los actores del partido de Moreno, optaron por apartarse del conflicto.

Quitarle la concesión a la empresa Aquaa, es viable, pero, ahí hay inconvenientes, primero; en sesión de cabildo los quejosos deberán demostrar que la empresa distribuidora del agua, no cumple adecuadamente el servicio. ¿Y cómo demostrarlo?, sí los usuarios no han firmado un contrato. Y dos, de quitar la concesión, se debe hacer una indemnización a la empresa, y ¿quién pagará? No sólo es, quitar la concesión y punto.

La prensa poco a poco fue dando seguimiento del caso, y empezaron a surgir datos, que ponían en evidencia a varios actores, se señala a Jasmín Sánchez, una de las principales cabezas del movimiento. Pero quien representa el mayor oportunismo, es Rigoberto López, alias “El Tuerto”, quien fue señalado de buena fuente, que, en las oficinas del municipio de El Marqués, solicito hablar con un alto funcionario, para proponerle que le diera trabajo a su esposa en el ayuntamiento, y de ser así, él, de inmediato desactivaba el movimiento, pero para desgracia de este seudo líder, le fue rechazada tal pretensión.

El asunto, ya llego a Palacio Nacional, donde, a los quejosos, los entrevisto el medio digital “Sin Censura” donde también, asumieron el papel de víctimas de la prensa local, argumentando que está vendida al gobierno. De haber mala información, la pregunta es, ¿por qué demonios, no han reclamado su derecho de réplica? ¿Acaso temen que salgan más trapitos sucios? Nos vemos la próxima semana, esperando que no sea con agua, ¡hasta el cuello!