La Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), damos a conocer que este próximo martes 31 de enero, realizaremos en la Ciudad de México una gran marcha de todos nuestros agremiados para dar a conocer nuestro rechazo al gasolinazo y exigir al Gobierno Federal que cancele sus políticas de recorte al gasto social, como lo han venido haciendo.

En esta ocasión, la UNTA en el estado de Querétaro, acudirá con alrededor de mil agremiados para hacer patente el rechazo al aumento de las gasolinas y buscar una solución a nuestras demandas sociales.

Este incremento es parte de la irresponsabilidad de las últimas administraciones federales que, aunque somos un país petrolero, desde la presidencia de Ernesto Zedillo hasta la actual de Peña Nieto, se han dedicado a atentar contra el pueblo y no crear opciones viables para aprovechar la riqueza que generamos.

En nuestro rubro, que es el campo mexicano, es un duro golpe al bolsillo de los campesinos, ya que la mayoría de ellos se transportan en transporte público suburbanos y rurales, que ha aumentado hasta en tres pesos la tarifa, castigando a familias que tienen que enviar a sus hijos a la escuela y de pronto, de cuatro pesos de tarifa de estudiantes, hoy les cobran hasta siete pesos en comunidades de Peñamiller y en la Sierra Gorda; a pesar que ha aumentado la canasta básica, nuestra gente del campo se ha visto en la necesidad de mantener sus precios a los intermediarios porque ellos amenazan que si aumentan el costo sus productos, no les compran, a pesar, como les decimos, que ha aumentado la canasta básica.

Los que cuentan con maquinaria para el campo o hasta los que utilizan motores para generar electricidad para el riego de sus parcelas, han sido también castigados con este aumento; hasta las señoras del comercio popular, que van a los tianguis a vender sus productos del campo, se han visto de no subir los precios porque no pueden competir con las cadenas de supermercados, que ellos pueden castigar un rato sus costos para ahogar a los pequeños y medianos productores.

De acuerdo con cifras que dio a conocer el INEGI el 13 de agosto de 2015, daba a conocer que los campesinos en Querétaro enfrentan los altos costos de los insumos y servicios, la falta de capacitación y asistencia técnica, las pérdidas por causas climáticas, plagas y enfermedades. Además, el 40 por ciento de nuestros campesinos son mayores de 60 años, el nueve por ciento tiene entre 75 y 85 años, el dos por ciento son mayores de 85 años y sólo el uno por ciento son jóvenes de entre 18 y 25 años.

De acuerdo a estudios que contamos, en la actualidad sólo el 11 por ciento de la población económicamente activa en el estado se dedica al campo, cuando en 1910 era el 95 por ciento.

Aunado al gasolinazo, también el factor Donald Trump crea un ambiente de incertidumbre entre nuestros campesinos, ya que muchos de ellos dependen de las remesas que mandan sus hijos en Estados Unidos para poder mantener sus parcelas.

Recordemos que en las últimas administraciones estatales han dado prioridad a otras áreas de producción como son la maquila y el turismo, dejando a un lado el desarrollo agropecuario.

Por ello, nuestra organización se manifestará este 31 de enero para exigir se derogue el gasolinazo, pues nadie ha salido beneficiado con esta medida y por ello, marcharemos en la Ciudad de México.

Somos una organización respetuosa de las instituciones y lo ha demostrado más de 38 años de lucha a nivel nacional y más de 10 en el estado de Querétaro.

 

Por admin

Deja una respuesta