16 de noviembre, Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica.

Lema 2016: «Respira el Conocimiento».

La principal causa de la EPOC es el hábito de fumar.

La Secretaría de Salud del estado de Querétaro se une a las actividades de prevención y promoción de la salud que se realizan en todo el mundo con motivo del Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

La EPOC incluye un grupo de patologías pulmonares que causan inflamación de las vías respiratorias. La característica común es la obstrucción del flujo de aire a través de los pulmones, como en la bronquitis crónica y el enfisema.

Estos padecimientos están asociados con la exposición a factores de riesgo como: tabaquismo, contaminación del aire en locales cerrados (a causa del combustible de biomasa usado para cocinar y como medio de calefacción), contaminación del aire exterior, polvos y productos químicos en el medio laboral (vapores, sustancias irritantes y gases).

De acuerdo a investigaciones, el 90 por ciento de los casos de EPOC son consecuencia del hábito de fumar. 10 por ciento restante se debe a otras causas (fibrosis quística, exposición a humos o sustancias químicas por tiempo prolongado).

En ocasiones esta enfermedad puede ser asintomática (no presenta síntomas), especialmente en las etapas tempranas, por lo que muchos pacientes no informan sobre ningún síntoma hasta que ya han perdido más de 50 por ciento de la función pulmonar.

Los principales síntomas de EPOC son: dificultad respiratoria (disnea) que persiste por meses o años, se presenta de grandes a pequeños esfuerzos, hasta llegar a ser incapacitante, es progresiva y sus daños son irreversibles;  así como sibilancias, disminución en la tolerancia al ejercicio y tos con o sin flema.

La presencia de EPOC se confirma con una prueba diagnóstica llamada espirometría, que mide la cantidad y la velocidad del aire inspirado y espirado. Como tiene una evolución lenta, generalmente se diagnostica en personas de 40 años o más; también es necesaria una exploración física y/o una radiografía de tórax.

Esta patología no tiene cura, sin embargo, se puede evitar su progresión, para lo cual, es esencial dejar de fumar y de exponerse a humos y sustancias químicas, así como seguir las indicaciones del médico.

Existen varios tratamientos que pueden ayudar a controlar los síntomas y a mejorar la calidad de vida de los pacientes, por ejemplo, los medicamentos broncodilatadores pueden mejorar la disnea.

La mejor manera de prevenir la EPOC es evitar fumar. Si existe dificultad para dejar el cigarro, es importante buscar ayuda. La Secretaría de Salud del estado de Querétaro, a través del Consejo Estatal contra las Adicciones cuenta con programas que incluyen pláticas y talleres para dejar de fumar. Si desea más información al respecto puede comunicarse al número telefónico (442) 2120236.

Para prevenir la EPOC es importante evitar los factores de riesgo, realizar actividad física y tener hábitos alimentarios sanos.

 

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.