La leucemia linfoblástica es el tipo de cáncer más común en niños, seguida de las mieloides agudas

Actualmente el IMSS Querétaro atiende 114 casos con este diagnóstico

En el marco del Día Nacional del Niño con Cáncer, que se celebra el 21 de diciembre, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Querétaro, exhorta a la población a estar pendientes de cualquier cambio en el estado físico y anímico de los niños, como: cansancio, palidez, sangrado repentino por la nariz, aparición de moretones sin causa alguna, fiebres —entre 38.5 y 39 grados—, pérdida del apetito, aparición de bolitas en el cuello —inflamación de ganglios—, dolor de huesos; ya que estas señales pueden significar leucemia, el tipo de cáncer más común en infantes.

“El cáncer infantil tiene una frecuencia cada vez más importante en Querétaro, esto por el significativo crecimiento poblacional que ha tenido en los últimos años, sin embargo, existen nuevas terapias que han venido a revolucionar la historia natural de la enfermedad; aunque la leucemia linfoblástica aguda es la más frecuente, tiene alta probabilidad de curarse después de ciclos de quimioterapia”, señaló la doctora Claudia América Licea Moreno, médico hematólogo adscrito al Hospital General Regional (HGR) No. 1 del IMSS.

La leucemia consiste en una producción anormal de células sanguíneas en la médula ósea; existen dos tipos, las leucemias crónicas, cuyo progreso es lento, y las agudas, que evolucionan rápidamente; “La mayoría de los niños presentan leucemias agudas, las más frecuentes son las leucemias linfoblásticas agudas que ocupan el 80 por ciento de los casos de cáncer infantil, mientras que las mieloides agudas, el 20 por ciento restante”, agregó la especialista.

Esta enfermedad afecta a niños entre los dos y 10 años de edad, entra las posibles causas que originan este padecimiento están la exposición a tóxicos en el ambiente, predisposición genética y fragilidad cromosómica, según informó la especialista Claudia Licea, quien agregó que “Todos tenemos la predisposición de tener cáncer, sin embargo, siempre hay un agente externo que puede detonarlo”.

El tratamiento está  basado en quimioterapia, cuya duración va a depender del tipo de leucemia que tenga el paciente, si es del tipo linfoblástico agudo, esta va a ir de dos y medio a tres años; en los casos de leucemia mieloide aguda, el tratamiento es de seis meses seguido de una valoración médica para determinar si el niño es candidato a trasplante de médula ósea.

Actualmente el IMSS Querétaro, a través del HGR No. 1, brinda atención a 114 pacientes con este diagnóstico, de los cuales cuatro han sido casos nuevos en lo que va del 2016.

“Cabe señalar que no todo el tiempo el paciente va a estar hospitalizado, si bien la primera etapa de la enfermedad, desde el diagnóstico hasta el inicio del tratamiento, es complicada; no significa que el pequeño no lleve una vida normal, lo que buscamos es que la calidad de esta sea de buena a excelente, que vaya a la escuela, que juegue, salga de viaje, que no sea una limitante”, comentó la doctora Licea Moreno.

Además, refirió que la probabilidad de recuperación de los pacientes con leucemia linfoblástica aguda, es del 70 por ciento, manteniendo siempre una vigilancia durante cinco años.

Finalmente, la hematóloga exhortó a padres de familia a estar al pendiente del estado de salud de sus hijos, reportar de manera inmediata cualquier cambio físico y anímico del pequeño, pues puede ser indicador de un mal mayor como el cáncer; pues de suma importancia la detección oportuna para garantizar el bienestar y recuperación del paciente.

 

 

 

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *