POR: HÉCTOR SINECIO

Qui seminat ventos metit procellas

Hace tres columnas comentamos estimado lector que la Doctora Margarita Teresa de Jesús García Gasca, Rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro, tenía en sus manos el reconocimiento o la demanda de la comunidad universitaria.

Pues bien, resultó lo segundo. La UAQ está en paro, la rectora minimizó y en otros casos fue omisa a las múltiples denuncias de acoso dentro de la propia universidad, incluso habiendo represalias en contra de quienes tuvieron el valor de hacer públicas estas situaciones lamentables.

Aunque ya ha habido acercamientos para acordar un pliego petitorio, la rectora por el momento ha preferido salirse por la tangente; no me parece que sea un tema político o personal, aunque alguna parte del estudiantado pida su renuncia, sin embargo, es de reconocerse que hay un hastío ante este tipo de situaciones, más aún, cuando la rectora ha preferido ser candil de la calle y oscuridad de C.U. Así mismo, me parece harto peligroso tratar de normalizar esos actos de acoso, porque eran “comunes” en el pasado.

Para darnos una idea, la Unidad de Atención a la Violencia de Género de la propia universidad, tiene al menos trescientos diez expedientes abiertos de acuerdo a una nota publicada por Publimetro, trascendiendo los casos de una joven de Ciencias Políticas, cuyo acosador presuntamente ha llegado a portar un arma de fuego, el otro que habíamos comentado en anteriores columnas, refiere de un joven de veterinaria que sufrió abuso sexual y que además se le negó la titulación.

Ni en uno y otro caso, hubo sororidad o empatía, por parte de Teresa García Gasca y los probables responsables continúan tan campantes, esto debido a que la Rectora está entrampada en su propia inercia, para ella es más cómodo, acusar a entes externos, desde políticos a Gubernamentales, para evadir su mucha responsabilidad, la UAVIG parece carecer de protocolos efectivos, está de adorno, si García Gasca quisiera dar una muestra de sensibilidad y buen criterio, conjuntamente a las víctimas, la UAQ debería hacer también las denuncias correspondientes.

Pero cómo está entrampada, por ella misma y sus propios consejeros, falta ver qué no busque descargar todo en manos de la Fiscalía General del Estado, sin que exista el acompañamiento institucional, dónde realmente se apliquen primeramente los protocolos de protección, seguidamente de separar a los probables y coadyuvar en lo necesario ante la instancia social, para ello antes, Teresa García, tendrá que reconocer que ella y nadie más que ella, será la responsable ante la comunidad universitaria de sus buenas o malas decisiones.

El Ex Gobernador priísta Pepe Calzada, se descartó desde ahorita para participar por un cargo de elección popular, acusando la falta de cuadros y de motivación en el tricolor, algo que sobra decir es parte de su legado, pues cómo primer priísta del estado, tuvo la gran responsabilidad en ambas cuestiones, pues los aciertos, equivocaciones o fracasos con los que hoy carga el otrora partidazo, fueron consentidos y aprobados, el éxito de su gestión igualmente que su popularidad, dependieron de sus propias decisiones, igual podríamos decir lo mismo del PRI.

La mano de Rogelio Vega Vázquez Mellado, además de discreta a resultado muy efectiva, coadyuvando en tareas de tejido fino, siempre será de reconocer un funcionario que hace bien su trabajo, prueba de ello es la conformación de la mesa directiva en la legislatura queretana, bastante plural con una presidencia y un par de vicepresidencias fuertes, siempre respetando las esferas entre poderes, escuchando unas veces, aconsejando otras.

 Santiago 1:20

Pues la ira del hombre no obra la justicia de Dios.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *