La extorsión que se diera al Instituto Sanjuanense   de Estudios Superiores, en la que se involucró a una empleada que recibió la llamada telefónica por parte de supuesto personal de la Secretaría de Educación Pública, quienes solicitaron el depósito inmediato de una fuerte cantidad de dinero para liberar una licencia para una nueva maestría.

La empleada dio aviso a sus jefes inmediatos quienes aprobaron dicho depósito para que supuestamente no se perdiera la licencia.

Será la autoridad correspondiente quienes investiguen a quien pertenece la cuenta bancaria donde fue hecho el depósito, pero además por qué los abogados y jefes inmediatos de la empleada dieron “luz verde” para concretar la transacción bancaria.

Dicha acción se presta para presumir que pudo tratarse de un “cuatro” en contra de la empleada que se desempeña solamente como secretaria y acata ordenes de sus superiores.

De buena fuente se conoció que la cantidad supera los 50 mil pesos.

Se espera que las autoridades investiguen y deslinden responsabilidades

Por admin