Un legado de virtudes.

 

Estimado lector, si Usted me lo permite hablaré de «Un legado de virtudes» que mi padre nos dejó al morir y para muestra basta con un botón… Un día como hoy, pero hace 23 años falleció mi padre Jorge Mondragón Ramírez… Un hombre de convicciones firmes, con gran vocación de servicio, ideológicamente de izquierda, cuando el PRI era de centro-izquierda… Partido al que le entregó los mejores años de su vida… Desilusionado de la vida política, decidió alejarse de ella los últimos 10 años de su vida… Mi padre y su gran amigo Víctor Manzanillo Schaffer, (personaje político, quién fuera Embajador en China, Gobernador de Yucatán, Senador de la República, Diputado Federal, Diputado Local entre tantas cosas más) denunciaron públicamente, antes de que Carlos Salinas fuera candidato a la Presidencia de República, que sería el mayor traidor a la patria… Ellos no se equivocaron el tiempo les dio la razón, pero les costó políticamente su destierro y persecución durante ese sexenio de la política mexicana… Pero esto es una historia larga muy dolorosa para nuestra familia y la dejó para otra ocasión… Mi padre creía en la educación y era considerado como uno de los hombres más cultos de ese entonces (palabras expresadas por su amigo Mario Colin Sánchez quién fuera el mero, mero en el Estado de México en cultura, educación y bienestar social QEPD y qué invitó a mi padre a colaborar con él) pero como decía mi abuelita hijito esa es otra historia… Debido a los conocimientos y acervo cultural que tenía e impulsado, por mi insistencia,

decidió dar clases en una preparatoria de San Juan del Río, en donde por desgracia muere de un infarto fulminante después de recibir una fuerte impresión, derivada de una mala broma que le hicieron en ese entonces jóvenes inquietos, incontrolables e indomables quienes le pusieron una paloma de tiempo o cohete debajo del escritorio, esto derivó que muriera a los dos días de tal susto… Él dejó un gran legado a sus hijos y nietos… Y también a esos jóvenes y jovencitas quienes juraron en su tumba ser buenos seres humanos…  Yo soy testigo como ellos y ellas cumplieron su palabra que le hicieron en la tumba de mi señor Padre, además de ser extraordinarios seres humanos hoy en día, son grandes padres y madres de familia, muchos de ellos profesionistas destacados o profesionales en diferentes áreas lo importante es que dejaron la inmadurez y rebeldía a pesar de haber sido rechazados por diferentes instituciones educativas que no les preocupaba su destino… Gracias a esto: Mi padre aún vive en el corazón y recuerdo de muchísimos hombres y mujeres que lo conocieron y recibieron clases y consejos, en la mente y corazón de sus hijos permanecen sus enseñanzas tatuadas para toda la vida, su esposa aún lo ama y extraña, sus sobrinos, sobrinas y familiares que ayudó cuando estuvo en la cumbre lo respetan y añoran, también vive en el recuerdo de aquellos políticos que lo conocieron  recibiendo su apoyo, consejo y asesoría… Ya que durante su vida política se dedicó a ser asesor de embajadores, senadores, diputados y de jóvenes políticos que apenas empezaban en esta difícil tarea de servir al pueblo, recuerdo muchas frases  que expresaba y nos compartía a nosotros cómo: «Soy un hombre del pueblo, sencillo y sano” otra más es «Lo importante no es llegar solo, ni pronto, sino con todos y a tiempo» una más que les comparto es «Amo ayudar y no espero que me lo agradezcan ni nada a cambio y la mejor herencia para los hijos es la educación» así era mi padre QEPD quién dejó un gran legado, quién ayudó a primos, primas y familia, quién nunca dejó de creer en la juventud, por eso  en sus últimos días de vida, se dedicó a dar clases en una preparatoria en esté bello municipio lugar donde nació mi madre San Juan Río, Qro… Siempre fue un hombre de palabra y convicción quién nos enseñó como hijos la honestidad, la responsabilidad, la generosidad, la bondad, la congruencia, solidaridad, el amor al prójimo y lo más importante amar a su familia y a defender nuestros ideales y ser amigo de los amigos e ignorar a los traidores… Así que Papá, que Dios te bendiga, porque nos hiciste buenos hijos con tu ejemplo y buenos seres humanos con tu visión de lo qué tu querías para nuestro país… Sé que estás en el cielo y desde ahí nos cuidas, guías y vigilias además acompañado de mi hermano Jorge, de mi tía Lilia, de mi abuelo y abuela estás tranquilo… Y aunque siempre me dijiste que en la política no existen amigos, espero con todo respeto que te equivoques ya que a varios políticos los considero mis amigos ya que tú me enseñaste la palabra amistad y nunca le fallaste a Víctor Manzanilla así lo manifiesta en su libro que atesoramos en nuestra biblioteca familiar, gracias por «Un legado de virtudes»… ¿No cree usted amigo lector?…

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *