TRAS LA VERDAD

EL 2024 VIVIREMOS UN SUCIO PROCESO ELECTORAL

POR: HÉCTOR PARRA RODRÍGUEZ.

Al presidente Andrés López no le agrada vivir en un régimen de gobierno en donde impera el Estado de Derecho, por eso vulnera con toda tranquilidad cualquier norma legal que le estorba.

Muchos ignorantes del Derecho Electoral, aseguran que los vacíos legales son aprovechados por el presidente de la República y sus “corcholatas”, para irrumpir en una etapa “electoral” prohibida y desconocida.

Las normas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la ley reglamentaria en materia electoral, son precisas y no dan pauta a “lagunas legales”, describen los tiempos y plazos legales de “exhibición mediática” de todo aquel que aspire a un cargo de elección popular, sobre todo la carrera a la Presidencia de la República.

Esos ignorantes del Derecho Electoral, incluso reporteros, generan más confusión, al asegurar que existen “vacíos legales” que aprovechan los morenistas y el mismo presidente López Obrador. Rotundamente falso.

Al presidente Andrés López no le agrada vivir en un régimen de gobierno en donde impera el Estado de Derecho, por eso vulnera con toda tranquilidad cualquier norma legal que le estorba.

Sabe de la protección que significa el fuero constitucional, además controla las instituciones que lo podrían sancionar. Por ello su actuación es cínicamente impune.

AMLO desfondó el marco electoral. Abiertamente dio el banderazo de inicio por la carrera presidencial, “destapó a sus tapados”, calificándolos de “corcholatas”; difunde sus nombres, sus personas, sus imágenes, los mediatiza, descaradamente los promueve con el apoyo del presupuesto público federal Utiliza todos los medios a su alcance para darlos a conocer.

Las violaciones al sistema jurídico son advertidas por el “huérfano político” de Ricardo Monreal, senador de la República; señala públicamente lo grave del “madruguete” electoral.

El dirigente de Morena lleva a cabo actos multitudinarios de naturaleza político-electoral con las “corcholatas” del presidente López. Los funcionarios públicos sin ningún bochorno se exhiben; la fanaticada viste playeras de promoción electoral, entona porras a sus “candidatos”.

En tanto los morenistas arman todo un escenario que conduce inequívocamente al caos electoral, la oposición política parece no reaccionar ante el barullo de los delincuentes electorales.

El presidente López anuncia cuál será el método de selección de su “corcholata”: la encuesta.

El dirigente de Morena, avala el procedimiento. Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal, desconfían del engañoso método dada la falibilidad del mecanismo del “dedazo” que debe aparentar selección democrática; acusan “piso disparejo”.

La autoridad electoral, entiéndase el INE, por medio del Consejo General, de momento impedido para sancionar, la carrera por los cargos de elección popular no ha dado comienzo, luego no puede descalificar a nadie fuera de proceso electoral que dará inicio en septiembre del año próximo. Hasta entonces se podrá actuar.

Por lo pronto, el presidente López y Morena, en pleno “jolgorio electorero”, haciendo politiquería que raya en lo demencial y delincuencial.

Así logran la entretención de los mexicanos y fanaticada morenista para que olviden los enormes problemas que han generado y otros que no pueden resolver. Ejemplos: falta de empleos, más de 123 mil homicidios, sin medicinas las instituciones hospitalarias, la llegada de cubanos a México para adoctrinar, el crecimiento de la pobreza de millones de mexicanos, la inseguridad palaciega, millones de alumnos que abandonan la escuela, miles de desaparecidos, etcétera. Todos entretenidos con el juego de las “corcholatas”.

Las encuestas se adelantan y arrojan resultados, como siempre: “si hoy fueran las elecciones”. En este marco, la alianza “Va por México” (PAN-PRI-PRD), rebasa a Morena, por eso la exhibición mediática de aquella y aquellos que promueve AMLO. Por eso el descarado ataque a la oposición por medio de denuncias penales, lavado de dinero y más.

Claudia Sheinbaum, presumiendo su austera forma de vida, así como sus virtudes artísticas, muestra su departamento. Las “benditas redes sociales” y los medios de comunicación dan cuenta de ello. La campaña no es simulada: es real.

Marcelo Ebrard, hace lo propio, pasea los fines de semana, también sube a las redes sociales actividades personales; da su número de Watts pare que se comuniquen con él. El Secretario de Gobernación emula a sus “oponentes”.

Ninguno de estos servidores públicos se dedica a trabajar, hacen campaña de “exhibición”, se placean, mediatizan y sobreexponen su imagen, sus gustos, sus aptitudes. El pretexto para justificar lo injustificable: están en tiempo descanso.

El servicio público es de tiempo completo, no son burócratas, como lo piensa AMLO, quien ya imagina lo que pudiera cobrar como jubilado.

Todo lo hacen mal. Por eso la crítica y con justa razón del morenista Ricardo Monreal Ávila. Aquellos abusivos iniciaron la carrera que oficialmente no ha dado comienzo. Me recuerda la trampa de Roberto Madrazo, cuando compitió en un maratón en NY, cortó camino para llegar antes. El resultado: fue descalificado.

El peligro del caos generado por el mismo presidente de la República, es intencional, romper el orden constitucional para imponer a la candidata que él desea. Para ello tiene el control absoluto de las Fuerzas Armadas.

Se anticipan tiempos aciagos en el proceso electoral del 2024.

En él que se renovará el Congreso de la Unión y el Poder Ejecutivo federal. El INE será otro sin Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, otro hecho que complicará más las cosas.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.