TRAS LA VERDAD

TRAS LA VERDAD

- in Querétaro
68
PARRA

MAL AUGURIO LAS DECLARACIONES DEL AMLO

POR: HÉCTOR PARRA RODRÍGUEZ

Jueves 19 de julio de 2018.- El Consejo General del Instituto Nacional Electoral, sancionó tanto al PRI como a Morena, con mutas millonarias por violaciones a las normas que rigen la legalidad de los partidos políticos.

La dirigencia del PRI ni chistó, después del “zape” ciudadano que recibió aún sigue atolondrado y por aquello de la renuncia de su sexto dirigente nacional, la señora Ruiz Massieu, apenas se está acomodando y ha convocado a la renovación de las malas dirigencias estatales y municipales, así como a un proceso de “meditación” para encontrar las causas de senda derrota que recibió en las urnas. Ah, pero Morena, por medio de su Presidente virtual electo, responde, como es costumbre en Andrés Manuel López Obrador, de manera virulenta, vamos el próximo Presidente de la República, no guarda la compostura –cuasi jede de Estado- y contesta como si continuara en sus 18 años campaña. Vuelve a denostar al INE, el órgano electoral que reconoció su triunfo electoral. Contradictorio como siempre Don Andrés; aplaude lo que le favorece y vitupera lo que le perjudica. Eso es indudablemente un mal augurio para los mexicanos, estaremos a merced del estado de ánimo del Presidente en la delicada toma de decisiones que pueden afectar la vida institucional de la República Mexicana ¡Muy mal augurio!

Al PRI, lo multan por aquello de las prácticas impuestas por el PAN, en algunos gobiernos, que consisten en descontar del salario de empleados de la burocracia, previo convenio entre el gobierno y el partido político, entre el 5 y 10% del salario para cubrir las cuotas partidarias, dado que es común que, los servidores públicos se hagan tontos y no ayuden a su partido que les dio la “chamba”; es obligación partidaria –todos los militantes dar cuota para el sostenimiento-. Así facilitan los trámites y aseguran el ingreso, dijeron.

Pero en Chihuahua se les pasó la mano de ignorantes en el manejo y los descuentos volvían a ingresar a hacienda del Estado para después expedir cheque a nombre del PRI: mensualmente le entregaba el gobierno a este partido un millón 250 mil pesos, ahora multiplíquelo por 6 años. Esta fue la torpe causa que originó una multa millonaria del 250% del monto recibido. Así lo explicó el Consejero General, Ciro Murayama. Hasta aquí todos contentos. Claro que el histriónico del gobernador panista Javier Corral, alzó la voz de alegría por la multa; el cinismo sigue siendo el problema de siempre, su partido fue quien inició con esa clase de procedimientos, ahora se le olvida y festeja lo que se sucedió a sus oponentes políticos, cuando que ellos fueron los que idearon esa forma de hacerse de recursos y dejar de rifar aquellos volks wagen, para allegarse de dinero ¿Qué pronto se le olvidó a este gobernador Corral? Será más bien salido del “corral”.

El problema serio está con Morena. Primero violan la Constitución y la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, al constituir un fideicomiso y por medio de este recaudar fondos para entregar el dinero a los damnificados de los temblores del pasado septiembre. Los partidos políticos constitucional y legalmente no están constituidos para hacer “obras de caridad ni de solidaridad”; son entes públicos, cuyo único fin es acceder al poder público por medio de ellos, que la ciudadanía participe en política por su conducto, fortalecer la democracia. No son instituciones dedicadas a recaudar fondos económicos; es más, las únicas maneras de hacerse de recursos e por medio de las prerrogativas públicas, aportaciones de sus militantes y donaciones limitadas con nombre y apellido de los donantes.

Pero, abusivos como siempre, se les ocurrió en plena campaña electoral vestirse de “santos”, formar un fideicomiso y por medio de este “ayudar a los damnificados. Estas es una clara y definitiva violación a las normas antes señaladas. Lo más “oscuro” es la forma en que funcionó la recaudación y entrega de los millones de pesos que recaudaron, de acuerdo a las pruebas que acumuló en poco tiempo, la entidad de fiscalización del INE. Eso es lo que molestó a López Obrador, que los descubrieran y exhibieran en su turbia forma de trabajar para recaudar dinero para su campaña y no para los damnificados. El informe del INE, detalla que recibieron fuertes cantidades de 50 mil pesos por personas quedaron grabadas en los videos de los bancos; los depósitos los hicieron personas que una y otra vez depositaban esos 50 mil pesos, hasta acumular muchos millones de pesos. Una vez que Morena tuvo en su cuenta bancaria del fideicomiso, sacaron ese dinero depositado líderes de ese partido, militantes bien identificados, así como candidatos de Morena.

Esta manera tan burda y cínica, superó en mucho la forma en que lavó dinero Ricardo Anaya Cortés, según las evidencias que se han mostrado públicamente por medio de sus socios los Barreiro. Pero este no es el tema. Regresemos al caso de la sanción a Morena, por sus manera tan turbia y sucia de conseguir dinero para lo que supuestamente era una noble causa, la cual no perdamos de vista que no está permitida por la ley ni la constitución, lo cual significa la presunta responsabilidad penal de muchas personas, tanto de aquellos que depositaron fuertes cantidades de dinero al fideicomiso, como de aquellos que hicieron uso de ese dinero; mal y de malas, personas morales no pueden donar dinero a los partidos y sin importar la prohibición lo hicieron. Teniendo estas evidencias que hacen prueba plena, el Consejo General decide sancionarlos de la misma manera que al PRI, por 196 millones de pesos.

Como si Andrés Manuel López Obrador, no fuese ya el Presidente virtual de los Estados Unidos Mexicanos, sigue actuando como un vulgar vituperador profesional que ha caracterizado ese papel. Ya no es presidente de su partido Morena, ya no es candidato, hay terminó la campaña, sin embargo, el virtual Presidente electo, iracundo y molesto reviró a los consejeros calificándolos de vengativos ¿De qué me pregunto? Y por supuesto su figura de impoluto no puede ser manchada, por eso afirma que ellos no cometieron ningún acto inmoral, que no hay acto criminal sobre el fideicomiso, que tampoco atenta contra la legalidad y que solo buscan enlodar una acción humanitaria. Totalmente equivocado el virtual Presidente.

Se entiende que sea un ignorante del derecho, pero eso no le permite distorsionar la ley, mucho menos la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y hacer con ello lo que le plazca ¿Se imaginan cuando ejerza la Presidencia de la República? ¡Será un peligro! Bajo su razonamiento jurídico, carente de sustento legal, tergiversa la realidad jurídica, manipula la verdad legal. Esta manera de razonar es un mal augurio para los mexicanos. Morena ya mediatizan la legalidad de la recepción y entrega de los dineros; incluso Amlo dijo haber donado medios millón de pesos; aseguran que nada tienen que ver el fideicomiso y Morena; que el dinero se entregó a 45 mil personas de 7 estados; etcétera. Sin embargo, el INE, por voz de Ciro Murayama, aseguran que en 169 cheque de caja, funcionarios de Morena y candidatos recibieron los millones de pesos que dicen entregaron a los damnificados, pero no muestran prueba alguna de ello los morenistas. Amlo dijo en tiempos de campaña que donarían 103 millones de pesos. Entonces ¿Están o no están relacionados fideicomiso y Morena? Lo cierto que funcionarios de Morena recibieron el dinero y ellos dispusieron de él, claro que están hundidos hasta los huesos. Por eso Murayama dijo que las acciones de los morenistas fueron concatenadas, orquestadas. El asunto lo asemejan al Pemex-Gate.

Y lo que sigue será de terror. Los conejeros acordaron dar vista a la Fepade y a la PGR, para que investigue los hechos y a los presuntos delincuentes con el tiempo encima, el gobierno federal concluirá sus funciones el 30 de noviembre próximo. El asunto entonces quedará en manos del gobierno de Amlo y lo más seguro que ellos dirigirán las investigaciones a su favor, su gente no tendrá responsabilidad y no habrá delito que perseguir ¡Y todos felices! Sin embargo, las evidencias y las pruebas acusan de violación a la normatividad; apuntan también a la comisión de diversos delitos cometidos por funcionarios partidistas de Morena, conductas turbias encubiertas en la figura jurídica del fideicomiso, habiendo beneficiado a candidatos de Morena, ya que no hay pruebas que demuestren que los beneficiaros hayan recibido dinero alguno, no lo demuestran; si en cambio los cheques de caja fueron entregados en favor no de los beneficiarios del grupo de damnificados, sí de los morenistas; y aunque así lo probaran, lo que hicieron es una violación a la ley. México está constituido bajo el sustento legal de instituciones y estas deben respetarse guste o no guste, no es tierra de nadie en la cual cada quien hace lo que le place sin recibir las consecuencias de sus actos; lo que hicieron fue ilegal, así de simple. Para ser exactos, el artículo 41 de la Constitución federal, fracción I, párrafo segundo, ahí dice claramente cuál es el fin de los partidos políticos, ese fin no es la de constituir fideicomisos para realizar acciones supuestamente humanitarias.  Eso ahí está y nadie podrá desmentirlo. El conflicto apenas empieza, el rencoroso de Amlo no se quedará con la página sucia, hará hasta lo imposible por limpiar la suciedad que ha dejado en el camino a tu triunfo ¡Mal augurio para los mexicanos la soberbia e intolerancia del Presidente virtual!