La infraestructura hidráulica funcionó ante las intensas lluvias de esta semana.

La infraestructura hidráulica funcionó ante las intensas lluvias de esta semana.

- in Querétaro
67

Autoridades de los tres órdenes de gobierno identificaron que las lluvias del pasado 26 de septiembre fueron las más intensas en los últimos 29 años y que si bien la infraestructura hidráulica en la entidad funcionó, se vio rebasada por tal cantidad de agua.

De acuerdo con las estadísticas de la CEA, el acumulado del agua que cayó el día 26 de septiembre fue equivalente al 97 % de lo que normalmente se espera que llueva en todo el mes de septiembre. De acuerdo con las normales del Servicio Meteorológico Nacional, estos acumulados son los quintos más altos durante el periodo 1951-2010.

En reunión de seguimiento al Plan de Acción establecido para apoyar a los damnificados en los municipios afectados por las lluvias, de manera que las comunidades regresen a su actividad normal a la brevedad, se dejó en claro que la caída de 100 milímetros en algunos casos simplemente rebasó a la capacidad de la infraestructura.

Enrique Abedr op Rodríguez, Vocal Ejecutivo de la Comisión Estatal de Agua, y Jorge Lobo Crenier, delegado de Conagua, encabezaron la reunión de seguimiento en la que representantes de la Unidad de Protección Civil y del Municipio de Querétaro revisaron los avances del Plan de Acción.

Los 13 bordos que opera la CEA en la zona metropolitana estaban a un promedio de 45 a 50 por ciento de su capacidad un día antes de las lluvias y aunque el día de la contingencia algunos llegaron al 100% de su capacidad, bajaron sus niveles gracias a los trabajos de desfogue de la CEA para desfogarlos.

Esto significa que los bordos de regulación estaban cumpliendo su labor eficientemente y que en caso de una lluvia de parámetros normales no debe haber problemas como los de esta semana. En el caso del Bordo Argentina, ahora se encuentra a 5 por ciento.

Las autoridades siguen apoyando a todas las colonias afectadas destapando drenes, sacando el agua de las casas y llenando costales de arena de manera preventiva.

Asimismo, se han desplegado todas las retroexcavadoras y motobombas posibles en este sentido. Algunas motobombas tienen capacidad de extracción de hasta 60 mil metros cúbicos por minuto.

Las distintas instancias llevan a cabo una revisión de la infraestructura de bordos, drenes, presas, arroyos y cárcamos para identificar daños.

Explicaron que no se puede evitar que se inunden las zonas cercanas a cuerpos de agua, son zonas naturalmente inundables por la cercanía a estos cuerpos. Por ejemplo, La Rueda en San Juan del Río se encuentra dos metros por debajo del nivel del río.

“Es importante que respetemos la naturaleza” dijo Enrique Abedr op tras consignar que las construcciones de colonias o fraccionamientos requieren ser en lugares no susceptibles de inundaciones. Detalló que la cantidad de agua que cayó rebasaría la capacidad de cualquier ciudad en cualquier país del mundo.

La presa derivadora de San Juan del Río no es una obra de regulación por lo que el agua que escurrió por el río se debió a la cantidad de lluvia y no por falla de infraestructura.

Consecuentemente, en coordinación interinstitucional de los tres niveles de gobierno, se lleva a cabo el monitoreo constante de los cuerpos de agua.

Las autoridades de CEA y Conagua coincidieron en que la infraestructura de cuerpos de agua en toda la entidad y a su cargo se encuentra en buenas condiciones. No obstante lo cual se siguen trabajos de mantenimiento y limpieza.

Por otro lado, se mantiene un constante monitoreo de los cuerpos de agua, cuenten o no con vertedores, a efecto de reforzar medidas de protección en caso de que sea necesario.

Reiteraron que se tiene el control sobre los cuerpos de agua de la entidad cuya infraestructura se encuentra en buen estado, pero en algunos casos su capacidad fue rebasada por la cantidad de lluvia.