CONOCE LOS SÍNTOMA MÁS FRECUENTE DE INFARTO AGUDO AL MIOCARDIO

CONOCE LOS SÍNTOMA MÁS FRECUENTE DE INFARTO AGUDO AL MIOCARDIO

0001200019

Este dolor puede extenderse hasta brazos y hombros, sobretodo del lado izquierdo, así como a espalda, cuello, dientes y mandíbula.

Un infarto de miocardio es una urgencia médica y se debe buscar atención médica inmediata.

La Secretaría de Salud del estado de Querétaro da a conocer información sobre el infarto agudo al miocardio, considerado la primera causa de muerte súbita en hombres y mujeres en todo el mundo.

Un infarto de miocardio es una urgencia médica por definición y se debe buscar atención médica inmediata. Las demoras son un error grave que cobra miles de vidas cada año.

El pronóstico vital de un paciente con infarto depende de la extensión del mismo, es decir, de la cantidad de músculo cardíaco perdido, como consecuencia de la falta de irrigación sanguínea, y de la rapidez de la atención recibida.

Las personas con riesgo alto de padecer infarto agudo al  miocardio son aquellas con antecedentes de diabetes, hipertensión arterial, colesterol o triglicéridos altos, obesidad, personas que tienen pésimos estilos de vida como sedentarismo, inactividad física, mala alimentación, o personas con carga genética (que sus familiares o padres fallecieron por un infarto).

Aproximadamente la mitad de los pacientes con infarto presentan síntomas de advertencia antes del incidente. La aparición de los síntomas  de un infarto de miocardio ocurre, por lo general, de manera gradual, en el transcurso de varios minutos, y rara vez ocurre de manera instantánea.

El dolor torácico repentino es el síntoma más frecuente de un infarto, por lo general es prolongado y se percibe como una presión intensa, que puede extenderse o propagarse hasta los brazos y los hombros, sobre todo del lado izquierdo, a la espalda, al cuello e incluso a los dientes y la mandíbula.

La disnea o dificultad para respirar, ocurre cuando el daño del corazón reduce el gasto cardíaco del ventrículo izquierdo. Otros signos incluyen la diaforesis (excesiva sudoración), debilidad, mareos (en un 10 por ciento de los casos es el único síntoma), palpitaciones, náusea de origen desconocido, vómitos y desfallecimiento.

Este padecimiento se diagnostica a través de un interrogatorio clínico, en el que se recopilan los síntomas proporcionados de  los pacientes. Se hace también, una exploración física (signos vitales) auscultación cardíaca y pulmonar. Se realiza electrocardiograma para observar la anormalidad de la actividad eléctrica del corazón; así como otros estudios de laboratorio.

Al llegar a la sala de emergencia, el tratamiento que los médicos ministran depende de cada caso.

Las recomendaciones para prevenir un infarto agudo al miocardio son:

Controlar enfermedades crónicas como diabetes hipertensión arterial, dislipidemia mixta, etc.

Adoptar estilos de vida saludables (alimentación adecuada, actividad física).

Evitar situaciones de estrés.

Para evitar complicaciones de un infarto agudo al miocardio, es importante acudir de forma inmediata al médico, cuando inicie el dolor precordial.