11 de julio, Día Mundial de la Población

11 de julio, Día Mundial de la Población

- in Querétaro
61

Con el lema  “La Planificación Familiar es un Derecho Humano.

La secretaría de Salud del estado de Querétaro se une a la conmemoración del Día Mundial de la Población, cuyo lema este año es: La planificación familiar es un derecho humano.

El Día Mundial de la Población fue establecido en 1989 por el Consejo de Administración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en respuesta a la preocupación por los cinco mil millones de habitantes que la tierra alcanzó el 11 de julio de 1987.

Planificar la familia es un desafío mundial. En 1950 había poco más de 2 mil 500 millones de personas en el planeta; antes de medio siglo, la población se ha duplicado a 5 mil millones, y se estima que en 2050, casi 11 mil millones de personas habiten la Tierra.

La planificación de la familia exige y fomenta en grado máximo la autorresponsabilidad, la participación de la comunidad y del individuo, para la prevención de embarazos no deseados, para mejorar la salud materna y para reducir la mortalidad materna y perinatal.

México, firmó los compromisos internacionales para incidir en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, a evaluarse en el 2030; por lo que para cumplir con las metas, se debe garantizar el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos los de planificación de la familia, información y educación, así como la integración de la salud reproductiva en las estrategias y los programas nacionales.

El uso de anticonceptivos, implica la capacidad de la mujer para decidir si quiere o no embarazarse, y en conciencia, determinar el momento ideal para garantizar un embarazo saludable y un recién nacido sano.

Sin embargo, se cree que hay una serie de determinantes individuales, familiares, socioculturales y políticos, que limitan el uso de anticonceptivos.

Los determinantes individuales implica que existen muchas mujeres que no tienen más opción que la maternidad, esto reforzado por usos, costumbres y roles de género; el inicio de la actividad sexual cada vez a edades más tempranas; limitada instrucción académica; no uso o uso inconsistente de anticonceptivos en todas las relaciones sexuales; combinación del sexo con alcohol, tabaco y  drogas psicoactivas.

En cuanto a los determinantes familiares, no hay educación sexual por parte de la madre ni del padre.

Los determinantes socioculturales y políticos, como la vulnerabilidad de niñas, niños y adolescentes, ruralidad, origen étnico, matrimonio en menores de edad, abuso sexual y violación, inequidad.

El derecho a la planificación familiar se garantiza en México y está sustentado jurídicamente en la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, al permitir el derecho de toda persona de decidir el número y espaciamiento de los hijos.

Los servicios de planificación familiar se ofrecen sin discriminación y están disponibles de forma gratuita en las instituciones públicas de salud, en donde se concilia, entre personal de salud y usuarios, el método ideal de acuerdo con sus condiciones de salud, previa orientación y consejería, bajo los principio de privacidad y confidencialidad.